La Cultura

Enlaces

/Data/Sites/1/media/pagpictures/headerpaiseh1.jpg

Video: Elections and Gay Marriage

 

Donald Trump se opone al matrimonio homosexual y cree que se debe derogar las leyes que lo permiten. 

 

/Data/Sites/1/PagPictures/1c-trump1 - 2.jpg -1c-trump1 - 2.jpg    trump1.jpg

 

Hillary Clinton apoya el matrimonio homosexual sobre la base de que es una preferencia sexual de un grupo minoritario y se les debe proteger su derecho a no ser discriminado.

 

                                                                         /Data/Sites/1/PagPictures/2-hillary1 - 1.jpg

 

¿Cuál de las dos posturas es la correcta? 

 

/Data/Sites/1/PagPictures/3-hillarytrump14 - 1.jpg

 

Para saberlo debemos hacernos la siguiente pregunta:

 

¿Causa daño a la sociedad la legalización del matrimonio homosexual y por consiguiente se hace necesario su derogación o no causa daño a la sociedad la legalización del matrimonio homosexual y por consiguiente su derogación es innecesaria?

 

La contestación a esta pregunta es de fundamental importancia para determinar si la legalización del matrimonio homosexual en los Estados Unidos debe sostenerse como un derecho civil o si por el contrario debe derogarse.

 

Para contestar la pregunta anterior se requiere contestar a su vez dos preguntas:

 

1.  ¿Es el comportamiento sexual de los seres humanos, y por lo tanto de los pueblos, una conducta determinada únicamente por factores biológicos innatos no aprendidos?  Es decir, ¿es el comportamiento sexual de los seres humanos determinado únicamente por factores biológicos como en el caso de los animales?

 

/Data/Sites/1/PagPictures/4-sexoheterosexual1 - 1.jpg  /Data/Sites/1/PagPictures/5-sexoanimales1 - 1.jpg

 

2.  O ¿es el comportamiento sexual de los seres humanos y por lo tanto de los pueblos una conducta determinada no sólo por factores biológicos sino fundamentalmente por factores culturales aprendidos, aparte de los factores biológicos?

 

/Data/Sites/1/PagPictures/6-gayparada8 - 1.jpg  /Data/Sites/1/PagPictures/7-enseñanzagay1.jpg

 

Si la conducta sexual de los seres humanos fuera determinada únicamente por factores biológicos innatos no aprendidos, entonces deberíamos esperar que la legalización del matrimonio homosexual no trajera factores nocivos significativos al bienestar de la sociedad.  En tal caso Hillary Clinton tiene razón al defender la no derogación de las leyes que legalizan el matrimonio homosexual en los Estados Unidos.

 

/Data/Sites/1/PagPictures/8-hillary2 - 1.jpg

 

Si por el contrario, la conducta sexual de los seres humanos fuera determinada fundamentalmente por la cultura, aparte de los factores biológicos, entonces la legalización del matrimonio homosexual y la aceptación de la conducta homosexual como correcta traerían grandes cambios en la cultura y en la sociedad estadounidense.  Más aún, esos cambios serían altamente dañinos a la sociedad estadounidense.  En tal caso Donald Trump tiene la razón al proponer la derogación del matrimonio homosexual.

 

/Data/Sites/1/PagPictures/9-trump2 - 1.jpg

 

Por ejemplo, si la conducta sexual de los seres humanos y por consiguiente de la sociedad, fuera determinada fundamentalmente por la cultura, aparte de los factores biológicos, entonces deberíamos esperar que ocurran los siguientes grandes cambios:

 

  1. La transición paulatina a lo largo del tiempo de la sociedad estadounidense de una sociedad heterosexual a una sociedad homosexual.  Esa transformación no se vería de inmediato, sino a largo plazo a lo largo de un periodo evolutivo de 4 a 5 generaciones o más.  Es decir, debemos esperar que esta transición ocurra en un periodo de 100 a 200 años, según fueran cambiando el sistema de valores en la cultura.

 

/Data/Sites/1/PagPictures/10-gayparada4 - 1.jpg

 

  1. La disminución de la población de los Estados Unidos en la medida que fuera creciendo el porciento de la población estadounidense que practique el matrimonio homosexual.

 

/Data/Sites/1/PagPictures/11-poblacionporaños4 - 1.jpg

 

Con tan sólo un 10 % de la población de los Estados Unidos que practique el matrimonio homosexual, sería suficiente como para que la población estadounidense comenzará a reducirse hasta llegar a la extinción.  Si en vez de un 10 %, los matrimonios homosexuales fueran un 30 %, la reducción en la población estadounidense sería drástica, extinguiéndose en muy poco tiempo.

 

  1. La evolución y crecimiento del matrimonio homosexual conllevaría eventualmente la evolución de la sociedad de los Estados Unidos de la monogamia a la bigamia y la poligamia. Esto ocurriría como consecuencia de que para evitar la extinción de la población de los Estados Unidos sería necesario la legalización del matrimonio de múltiples personas homosexuales de ambos sexos, poniendo fin al matrimonio monógamo.  Es decir, esta sería una de las forma de evitar que la población estadounidense se redujera hasta la extinción.

 

/Data/Sites/1/PagPictures/12-matrimoniosmultiples3 - 1.jpg         /Data/Sites/1/PagPictures/14-matrimoniosmultiples4 - 1.jpg  /Data/Sites/1/PagPictures/15-matrimoniosmultiples9 - 1.jpg  /Data/Sites/1/PagPictures/17-matrimoniosmultiples6 - 1.jpg  /Data/Sites/1/PagPictures/13-matrimoniosmultiples8 - 1.jpg  /Data/Sites/1/PagPictures/16-matrimoniosmultiples7 - 1.jpg

 

  1. La evolución y crecimiento del matrimonio homosexual conllevaría también la evolución de la sociedad de los Estados Unidos hacia la legalización de fábricas de niños donde los matrimonios homosexuales pudieran ir a encargar un hijo en vientres alquilados, ya sea con esperma propia de la pareja homosexual o con esperma de terceras personas a las que se les pagara para engendrar hijos a la parejas homosexuales.  Esto sería así como consecuencia de que tal medida constituiría otra forma de evitar que la población estadounidense se redujera hasta la extinción.

 

/Data/Sites/1/PagPictures/18-fabricaembarazadas2 - 1.jpg   /Data/Sites/1/PagPictures/19-fabricaembarazadas4 - 1.jpg     

                    /Data/Sites/1/PagPictures/20-fabricaniños1 - 1.jpg

 

  1. La evolución y crecimiento del matrimonio homosexual conllevaría también la proliferación de enfermedades venéreas y de transmisión sexual debido a la tenencia de coitos, no con una sola pareja, como en el caso del matrimonio monógamo, sino con múltiples parejas, en el caso del matrimonio polígamo que sería necesario legaliza para evitar la extinción de la población de los Estados Unidos.  Además, como sabemos, el sexo anal sería una fuente más propicia para la proliferación de las enfermedades venéreas por razones obvias.   

 

/Data/Sites/1/PagPictures/21-venereas1 - 1.jpg    /Data/Sites/1/PagPictures/22-venereas2 - 1.jpg     

          /Data/Sites/1/PagPictures/23-venereas3 - 1.jpg

 

  1. La proliferación a nivel mundial del matrimonio homosexual por parte de los países que se dediquen a imitar  a los Estados Unidos, como en el caso de gran parte de los países de América latina y de Europa, daría margen a la incisión de los países del mundo en dos grandes bandos: los países homosexuales liderados por los Estados Unidos y los países heterosexuales que decidan no imitar a los Estados Unidos y que estarían liderados quizás por Rusia o China.  Esto traería nuevos problemas de geopolítica que podrían generar una tercera guerra mundial entre países homosexuales y países heterosexuales.

 

/Data/Sites/1/PagPictures/24-presidenteshomo1 - 1.jpg

Embajador EU en República Domonicana

 

 

   /Data/Sites/1/PagPictures/25-presidenteshomo2 - 1.jpg 

Embajador EU en Vietnam

 

 

Lo anterior son tan solo 6 graves problemas que podría generar en el largo plazo la legalización del matrimonio homosexual en el caso de que la conducta sexual de los individuos y, por lo tanto, de los pueblos, estuviera determinada, no sólo por los factores biológicos, sino por factores aprendidos culturalmente.  

 

El Financiamiento de la Investigación Científica Sobre la Naturaleza de la Conducta Homosexual

 

Estas posibles graves consecuencias que podría genera la legalización del matrimonio homosexual ameritan que se asignen fondos para que se investigue científicamente si la conducta sexual de los seres humanos y por consiguiente de los pueblos es biológica e innata o si es en lo fundamental culturalmente aprendida.  Por eso es importante que los políticos de los Estados Unidos se expresen sobre este punto.

 

  /Data/Sites/1/PagPictures/26-trump7 - 1.jpg  /Data/Sites/1/PagPictures/27-hillary13 - 1.jpg

 

Los grupos que defienden el matrimonio homosexual deberían tener el mismo interés como estadounidenses que los grupos que se oponen al matrimonio homosexual de que se investigue científicamente si la conducta sexual de los seres humanos y los pueblos es biológica o innata o si por el contrario es culturalmente aprendida.  Ningún grupo puede estar en contra de que se determinen la verdad sobre este planteamiento y así saber a conciencia el destino que queremos dar a los Estados Unidos.

 

Tanto Donald Trump, como Hillary Clinton deberían comprometerse a que, de ganar las elecciones, legislar para que se asignen los fondos que permitan realizar los estudios científicos tendientes a determinar la verdad sobre este asunto.  

 

/Data/Sites/1/PagPictures/28-porcientogay2 - 1.jpg

  /Data/Sites/1/PagPictures/29-porcientogay1 - 1.jpg  /Data/Sites/1/PagPictures/30-porcientogay3 - 1.jpg  /Data/Sites/1/PagPictures/31-porcientogay4 - 1.jpg

 

Ni Donald ni Hillary estaría asumiendo posturas a favor o en contra de ambos grupos.  Sólo estarían apoyando la búsqueda de la verdad científica la cual ambos grupos interesarían determinar.

 

La Teoría de la Homosexualidad por Aprendizaje Cultural

 

La teoría de la homosexualidad por aprendizaje cultural que se habrá de exponer en este escrito presenta las razones por las cuales la conducta sexual de los seres humanos, y en consecuencia de la sociedad, es culturalmente aprendida.

 

Existe evidencia empírica de que la conducta sexual en los seres humanos no es de naturaleza biológica únicamente, sino fundamentalmente determinada por la cultura. Existe igualmente evidencia histórica y antropológica, de que la conducta sexual en los seres humanos es determinada por los valores de la cultura.

 

Evidencia Empírica

Si la conducta sexual en los seres humanos fuera determinada por factores biológicos únicamente, sería igual que la conducta sexual de los perros o los caballos.  El perro tiene relaciones sexuales con su madre o sus hermanas o sus hijos o con perros de distintas razas porque su conducta sexual está determinada por factores biológicos únicamente.  La conducta sexual de los perros no discrimina por motivo de la raza como lo hacen los seres humanos con valores racistas.  El perro no tiene cultura y por consiguiente no tienen valores que regulen su conducta sexual con sus parientes cercanos o con individuos de otras razas o especies.  Lo mismo aplica para el caballo, etc..  No obstante, los seres humanos son los únicos animales que tienen cultura y por consiguiente valores que regulan su conducta y en especial la conducta sexual.

 

/Data/Sites/1/PagPictures/32-sexoperros1 - 1.jpg

     /Data/Sites/1/PagPictures/33-sexoperros2 - 1.jpg  

 

Los valores no son elementos estáticos de la cultura sino dinámicos.  Es decir, cuando se cambia un valor en la cultura, se generan disonancias cognoscitivas con los demás valores que están relacionados con ese valor en particular que se modifica. Sobre este particular ver la Teoría de la disonancia cognoscitiva (1957) de Leon Festinger.  Por consiguiente, si se cambian los valores de la cultura en lo que respecta a la conducta sexual correcta o aceptable, se estarán generando cambios en el conjunto de valores relacionados con el valor que se modifica.  Estos cambios en el conjunto de valores relacionados con los valores originales que se modifican, ocurrirán en el largo plazo y producirán a su vez cambios en la conducta sexual de la población en el largo plazo.

 

Evidencia Histórica

Si examinamos la historia en busca de observar la conducta sexual de los seres humanos y por consiguiente de los pueblos, encontramos que han existido sociedades en donde la conducta homosexual era generalizada, como es en el caso de las sociedades antiguas de Grecia y de Roma.  Encontramos además evidencia de que la conducta sexual de los pueblos varía a lo largo del tiempo según cambian los valores de la cultura con respecto a la conducta sexual correcta o aceptable.  Encontramos además evidencia de que la conducta sexual de los pueblos varía a lo largo del tiempo, no solamente de un pueblo a otro, sino dentro de un mismo pueblo.  Es decir que encontramos evidencia en la historia de que la conducta sexual dentro de un mismo pueblo evoluciona, según cambian y evolucionan los valores de la cultura sobre la conducta sexual correcta o aceptable.

 

/Data/Sites/1/PagPictures/34-sexohomoroma1 - 1.jpg

Un joven romano siendo penetrado por un hombre

 

 

  /Data/Sites/1/PagPictures/35-sexohomoroma2 - 1.jpg  

Dos hombres y una mujer en un fresco de Pompeya

 

Por ejemplo, en el comienzo de la república o democracia romana (509 aC), la conducta homosexual entre los hombres libres estaba prohibida y se castiga al que la practicara, incluso con la muerte.  La repùblica romana dura del año 509 aC al año 27 dC.  A mediados de la república, era permitida la conducta homosexual cuando el penetrado era un esclavo o una persona no romana y el que penetraba era un romano.  La conducta homosexual entre los hombres libres se consideraba una degeneración de la conducta que provenía de los griegos a los que los romanos criticaban.  Aparentemente el comienzo de la aceptación de la conducta homosexual se justificó por medio de presentarlo como una forma de expresión machista de poder, dominio o superioridad sobre los extranjeros y los esclavos sometidos.  Con el paso del tiempo la conducta homosexual entre romanos libres fue generalizándose.  Ya para finales de la república o democracia romana (27 dC) y el comienzo del imperio la conducta homosexual se había generalizado y el matrimonio homosexual se había establecido.

 

Para el comienzo del imperio romano en el siglo I dC, cuando la práctica de la conducta homosexual ya se había generalizado, el historiador inglés Edward Emily Gibbon (1737–1794), especializado en la historia de Roma, establece que de los primeros 12 emperadores que tuvo Roma, 11 fueron  homosexuales.  Este emperador heterosexual de nombre Claudio fue criticado por no practicar la homosexualidad.

 

Poco antes de la llegada del cristianismo al poder con el emperador Constatino (274 dC) la conducta homosexual en Roma se fue perdiendo.  Para el año 390 dC el emperador Teodosio I prohibió las relaciones homosexuales.  Con el pasar del tiempo la conducta heterosexual pasa a ser nuevamente la norma culturalmente aceptada en la sociedad romana.

 

Los hechos históricos de Roma y Grecia antigua evidencia que la conducta homosexual generalizada en las sociedades es culturalmente aprendida.

 

 

Proyecciones de la Sociedad Estadounidense Basándonos en la Experiencia Histórica de la Sociedad Romana

 

Si fuéramos a realizar proyecciones de la sociedad estadounidense basándonos en la experiencia histórica de la sociedad romana, diríamos que, al igual que como ocurrió en Roma a principio de la república o democracia romana en el año 509 aC, en los Estados Unidos al principio de la república o democracia estadounidense en el año 1776 la práctica homosexual era prohibida y castigada.  Al igual que como ocurrió en Roma a mediados de la república o democracia romana, en los Estados Unidos a mediado de la república o democracia estadounidense, es decir 214 años después de la declaración de independencia, en el año 1990, la práctica homosexual comienza a ser aceptada y se persigue y castiga a las personas que manifiestan sus valores culturales en contra de la conducta homosexual.  Se les llama homofóbico en forma de crítica y burla y se les castiga despidiéndolos de sus trabajos cuando expresan sus valores en contra de la homosexualidad.  El 26 de junio de 2015, es decir 239 años después del establecimiento de la democracia en los Estados Unidos, la conducta homosexual fue aceptada y se legalizó el matrimonio homosexual en los Estados Unidos.  El ex Presidente Bill Clinton y el Presidente Barak Obama, ambos del partido demócrata, jugaron un papel prominente en la legalización del matrimonio homosexual en los Estados Unidos.

 

Basado en la experiencia romana podemos esperar que, al igual que como ocurrió en Roma a finales de la república o democracia romana que duró aproximadamente 500 años y comienzo del imperio, en los Estados Unidos dentro de 200 años, es decir para el año 2215, la práctica de la conducta homosexual sea generalizada y que de cada 12 presidentes electos por el pueblo, 11 sean homosexuales y uno sea heterosexual.  Podemos esperar también que ese presidente heterosexual, al igual que en el caso de Roma, sea criticado por no practicar la homosexualidad.  Es decir, podemos esperar que para el año 2215 en los Estados Unidos por cada 48 años de gobierno tengamos presidentes homosexuales por 44 años y sólo durante 4 años un presidente heterosexual.

 

Aparte de Roma y Grecia en la antigüedad existieron otros pueblos en donde la conducta homosexual era generalizada, como por ejemplo, Fenicia, Cartago, Sodoma y Gomorra, entre otros.

 

Por consiguiente, podemos concluir que la conducta sexual de los seres humanos y, en consecuencia de la sociedad, está determinada fundamentalmente por factores de la cultura, aparte de los factores biológicos.

 

Para continuar en Inicio haga clik aquí.

Rate this Content 0 Votes

Otros Temas